Disponemos también de modelos preparados para cuerpos de seguridad con cajones individuales con llave, y armeros más económicos para arma larga que no necesiten homologación pero si la custodia bajo llave.
Desarrollo: Un participante corre a por el resto del grupo, mientras el resto escapa y evita que no le cojan, cuando el perseguidor coge a alguien se unen de la mano y van a por otra persona.
Suena la música o la canción y a dar vuelta alrededor de las sillas de nuevo.no -pues hasta luego, que me voy al pueblo con la capa y el sombrero.Todo preparado a empezar el juego.LA taba NÚmero DE participantes: Dos o más, aunque si son más de cuatro el juego pierde ritmo.



Todos a un mismo lado, no alternándose; los más pequeños y menos pesados delante y los más altos y gruesos detrás.
Una vieja mató un gato en la calle veinticuatro; un, dos, tres, el que caiga en dieciséis, uno, dos, tres, cuatro.
El juego empieza cuando empieza a sonar la música o la canción.
Pueden participar unos 15 por equipo.
Es un juego muy entretenido que produce multitud de carcajadas entre el público que observa como el/la niño/a no acierta a la piñata entre golpe y golpe al aire.Un avión japonés, Cuántas bombas tira al mes?El resto de jugadores se moverán libremente, bailando por todo el campo de juego. .Estos eran santos bonitos.Objetos QUE SE utilizan: No precisa ningún material, pero sí delimitar el campo de juego, en el que se deben señalar cuatro esquinas como preparar pandebono colombiano formando un cuadrado.En otras casillas no se puede hablar y algunas veces deben saltarse, es decir, que ni el tejo ni la/el jugadora/or pueden tocar esas casillas.Quien inicia el juego suele ser la persona de mayor fuerza corporal, y quien ocupa la última plaza, por lo casino la noria masseria general, es la menos corpulenta.Cuando la madre quiera, para de cantar y grita un número, que será el número en el que los jugadores deberán agruparse.Cuando una chica vea que aquél le ha guiñado el ojo, correrá hacia el jugador del centro."Soy la Reina de los mares".





(normalmente estaban hechos de otros días, si no se hacía en un momento).
Tan sólo se precisa buena disposición para el ejercicio y, sobre todo, sentido del humor para encajar con ánimo alegre las posibles caídas.